Test de intolerancias en Málaga

 

Es importante comenzar el cambio de alimentación tan pronto como se recibe el resultado del test. Se debe evitar interrumpir las intolerancias. Para obtener unos buenos resultados es imprescindible seguir el test de un modo estricto. De forma general:

  • Evitar completamente los alimentos que aparezcan en la lista. Del resto, tomar la cantidad que se necesite. Dentro de las posibilidades, comer lo más variado posible.
  • Beber un mínimo de 1,5 litros de agua al día, mineral, de la mayor calidad posible, con poco residuo seco (mineralización débil). Recomiendo Bezoya.
  • No tomar refrescos, zumos envasados, conservas, etc. Sustituirlos por alimentos frescos sin aditivos.
  • Evitar el café (descafeinado incluido). Reducir o suprimir la ingesta de alcohol, tabaco u otras drogas.

En el momento en que se retiren los alimentos potencialmente intolerantes, el cuerpo se vuelve más sensible, y es capaz de identificar más fácilmente otros alimentos que puedan sentarle mal. Si en algún momento se sospecha que hay algún alimento que cueste trabajo asimilar (digestiones pesadas, gases, cansancio, dolor de cabeza,…), aunque no esté en la lista, no dude en  consultarme.

Mientras que se esté siguiendo el test de intolerancias se debe evitar  consumir  dulce hasta que se indique lo contrario. Esto incluye azúcar refinado (blanco o moreno), edulcorantes (sacarina), miel y cualquier otro derivado. El test se revisará periódicamente, normalmente a los 3 meses, pudiendo incluir nuevos alimentos.

Si quiere optimizar este periodo de depuración puede complementarlo con el Sistema Mary StaggsDetox, un sistema de electrolisis para depurar el organismo de forma rápida.

Seguir una dieta es una medida de higiene preventiva que puede ayudar a evitar o reducir síntomas en una amplia variedad de problemas. Una manera de recuperar la salud es evitar aquellos alimentos que no se digieren bien. Con esto se descarga el cuerpo y se le permite una rápida recuperación. Es muy recomendable cuando se comienza una dieta realizar actividad física de forma regular, lo que ayudará al cuerpo a eliminar toxinas. Signos y síntomas por los que debería seguir una dieta preventiva:

  • Fatiga o letargia
  • Sensación de estar agotado
  • Depresión
  • Adormecimientos, quemazón u hormigueos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Debilidad muscular o parálisis
  • Dolor o inflamación de las articulaciones
  • Dolor abdominal
  • Acidez de estómago
  • Digestiones pesadas
  • Estreñimiento y/o diarrea
  • Flatulencias, eructos o gases intestinales
  • Prostatitis
  • Impotencia
  • Pérdida del deseo sexual
  • Flujo vaginal abundante, espeso, picazón o ardor, olor y/o color
  • Endometriosis o infertilidad
  • Dolor menstrual u otras irregularidades menstruales
  • Tensión pre-menstrual
  • Ataques de ansiedad o de llanto
  • Manos y pies fríos, baja temperatura corporal
  • Hipotiroidismo/Hipertiroidismo
  • Cuando se tiene hambre se siente tembloroso o irritable
  • Cistitis
  • Problemas de piel, como granos y/o eccemas
  • Hambre constante y difícil de saciar
  • Apetencia habitual por un alimento concreto: leche, dulce, chocolate, pan, vinagres y encurtidos.

Si estos síntomas son temporales u ocasionales es recomendable seguir la dieta una temporada (3 meses). Si forma parte de su vida desde hace tiempo, al menos se necesitarán dos temporadas (6 meses). En caso de que los síntomas persistan, debe consultar a un especialista.

Para garantizar una buena desintoxicación es imprescindible BEBER SUFICIENTE AGUA MINERAL (mínimo 1,5 litros al día).

ALIMENTOS Y BEBIDAS A LOS QUE DEBE PRESTAR ESPECIAL ATENCIÓN:

  • Azúcares y derivados
  • Levaduras y vinagres, fermentos y alcoholes
  • Lácteos animales

AZÚCARES Y DERIVADOS incluye cualquier comida o alimento con sabor dulce: los azúcares incluyen azúcar blanca y morena, miel, chocolate, siropes, malta, dextrosa, glucosa, sacarosa, sacarina y lactosa. Se encuentran incluidos el mazapán, helados, pasteles, bollería, almíbares, galletas, golosinas, cereales de desayuno, kétchup, mostaza, salsa de soja, mayonesa de bote, todos los refrescos con edulcorante o azúcar (casera, coca cola, aquarius,…).

LEVADURAS y toda la comida que la contenga. La levadura incluye el pan, bollería, comida rebozada, pizzas, cubitos para el caldo, glutamato monosódico (que se encuentra en la comida china) y todo aquello enriquecido con levadura.

ALCOHOL: evitarlo completamente (incluida cerveza sin alcohol).

PRODUCTOS LÁCTEOS  de origen animal como la leche, yogurt, mantequilla, crema, queso, helados, bechamel y observar cualquier alimento que contenga o que le hayan añadido lactosa. Los tipos de leche que se pueden tomar son los vegetales: avena, soja, almendras, arroz,… La ingesta de calcio se consigue con otros muchos alimentos: sésamo, soja, almendras, perejil, zanahorias, nueces, familia de las coles,…

También se puede obtener calcio de muy buena asimilación mediante suplementos alimenticios.

PRODUCTOS FERMENTADOS como vinagres, alcoholes, encurtidos, salsas de ensalada y yogures en general (incluidos los de soja).

FRUTAS Y ZUMOS DE FRUTA: evitar en la medida de lo posible los cítricos y las frutas dulces, como plátanos, uvas, melón, chirimoyas, etc. Eliminar la fruta seca (pasas, higos, ciruelas secas,…) Si es posible, reducir temporalmente, la fruta o bien tomar poca cantidad de fruta poco dulce, como manzanas y peras de agua.

CEREALES: Si existe intolerancia al trigo no tomar pan ni pasta común. Elegir pan o pasta de espelta, trigo sarraceno, centeno, tortas de arroz, tortas de maíz,… (ir variando el alimento para no desarrollar intolerancia al mismo).

Se pueden encontrar harinas de otros cereales: de arroz, de espelta, de maíz, de garbanzos, de judías,…

Si se toman cereales integrales deben ser de cultivo biológico (el cereal integral incluye la cáscara que recubre el grano; si no es ecológico, en él se acumulan tóxicos ambientales, pesticidas,..).

ENSALADAS, se refiere a la “ensalada verde”, de lechuga. Encaso de existir intolerancia a ésta, retirar durante diez días berros, canónigos, endibias, etc, después incorporarlos uno a uno , y poco a poco. Si aparecen molestias, descartarlos.

CARNES: la intolerancia a la “carne de cerdo”, incluye el embutido y también el jamón. Lo mismo ocurre con la ternera, jabalí, pollo (incluye gallina), pavo, es decir, todas las carnes.

EN GENERAL: Evitar fritos, elegir cocinar al vapor, plancha… Se puede utilizar aceite de soja, lino, sésamo, pepita de uva… Evitar someter estos aceites a altas temperaturas (dejan de ser tan beneficiosos y comienzan a ser tóxicos).

Cuando se introduzcan nuevos alimentos en las revisiones, hacerlo de modo cuidadoso, de uno en uno y cada cuatro días. Si se observa cualquier reacción (sueño, digestiones pesadas, gases,..) volver a retirarlo. De todas formas, volveré a recordárselo.

Si el objetivo es bajar de peso, evitar fritos, azúcares, alcoholes y  frutos secos. Tomar piezas de fruta entre comidas si hay hambre. Hacer cenas ligeras y dejar transcurrir un tiempo antes de acostarse. El ejercicio físico será fundamental en este caso, sobretodo aeróbico (andar, correr, bicicleta, nadar…), mínimo entre 40-60 minutos/día, y entre 120-160 pulsaciones/minuto.

Al principio de la dieta, puede ocurrir, que aumente algún síntoma y que aparezca ansiedad con la comida de forma temporal. Esto es debido a la desintoxicación. Debe comer comida fresca, a ser posible de temporada y preparada de forma casera, evitando los congelados, precocinados, envasados y conservas y latas.

REDUCIR EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE:

  • Cacahuetes y pistachos
  • Champiñones y setas
  • Lechuga
  • Té negro y café (incluido descafeinado)
  • Trigo (pudiéndose usar el resto de los cereales)
  • Especias muy picantes
  • Sal

ALIMENTOS ACONSEJADOS:

  • Verduras
  • Carnes
  • Pescados
  • Legumbres
  • Cereales
  • Agua
  • Infusiones

¿Quieres más información?