fbpx
  • Las malas posturas durmiendo o trabajando delante de un ordenador pueden estar en el origen de una dolencia de este tipo

  • Mediante diferentes técnicas, la osteopatía puede llegar a las causas del problema y ayudarte a solucionarlo

Los dolores cervicales son realmente molestos. Girar el cuello cuando simplemente caminas por la calle puede volverse una tortura para aquellas personas que sufren estas dolencias, que son más frecuentes de lo que cabría pensar. Es por ello que la osteopatía cuenta con diferentes técnicas para abordar este problema, con la finalidad de llegar a las causas de estos dolores y solucionarlos de forma efectiva.

Para empezar cabe indicar que el origen de esta molesta dolencia puede deberse a varios factores. Hay que evitar, por tanto, las malas posturas cuando estamos sentados, especialmente las personas que trabajan delante de un ordenador y pasan horas sentadas. Asimismo, una posición no adecuada cuando dormimos puede estar en el origen de este problema, que además puede desembocar en rigidez del cuello.

Tampoco hay que olvidar los temidos latigazos cervicales, que suelen ser causados por un golpe fuerte derivado de un accidente, ya sea una caída o un golpe con el coche. Tampoco hay que dejar de lado las causas emocionales, pues vivir en tensión por culpa de algún problema puede originar dolor cervical. La osteopatía tiene en cuenta todas estas afecciones e intenta dar una solución holística.

Las técnicas que se utilizan, por tanto, persiguen llegar hasta el origen del problema. En primer lugar, se realizará un estudio global para explorar si existe algún desequilibrio que afecte a la zona cervical. A partir de aquí se determinará qué técnicas van a ser utilizadas. Entre ellas están la de energía muscular y la de puntos sensibles (que identifica el punto de dolor y moviliza la articulación correspondiente).

Por lo tanto, abordar los dolores cervicales con osteopatía puede ayudarte no solo a librarte de esos molestos dolores, sino también a corregir el problema desde su origen, reduciendo las posibilidades de que vuelva a repetirse. Además, es importante Intentar mantener una postura adecuada mientras estamos sentados o tumbados para prevenir este problema.